sábado, 24 de octubre de 2009

¿Quien me enseñó a ser bruto?

(Click en la imagen para ampliarla)

Yo había decidido no hacer de mi blog una plataforma proselitista, ni a favor ni en contra de nadie, porque ese es un terreno en el que uno resulta gritándole a una pared: O responde el eco (y eso es algo que, como dirían los amigos costeños, no sirve pa´ ná) o la pared absorbe el grito sin moverse, agrietarse o sonrojarse siquiera de la vergüenza. Por eso yo no hablaba de política en mi blog.

Pero claro, llegó el motivo que rebosó la fosa séptica: Por primera vez en décadas (Supongo que desde la guerra de los mil días, qué se yo) el presupuesto para defensa es superior al presupuesto para educación, y eso es algo que no podía ignorar yo, que me muevo en el sector económico de la educación, que estoy convencido de que se puede tener una educación pública de calidad, que sostengo que la gran desgracia de nuestro pueblo es que muchos pierden la oportunidad de educarse, desarrollar un talento y ser excepcional, y que creo firmemente que este desarrollo traería más progreso para las regiones y las personas que otras iniciativas firmemente apoyadas (como los monocultivos de palma africana, por poner el ejemplo más deprimente).

El asunto en realidad es más grave, porque parte de este flaco, magro y desgalamido presupuesto se canaliza a través de colfuturo e Icetex para financiar estudios en las costosas universidades privadas o del exterior, lo cual disminuye la base de la pirámide de personas apoyadas para mejorar su nivel educativo en los niveles más bajos. Es como ufanarse de la inversión en el sector agropecuario mostrando las cifras de agro ingreso seguro. Todo este rollo me tiene escandalizado.

La nota completa la pueden leer aquí: http://elespectador.com/node/167967



---------------

Para estar a tono con esta inconformidad, quisiera compartir unos versos de la canción "Quién me enseñó" de José Larralde. Al paso que vamos, pronto serán millones los que se hagan esta pregunta, y la respuesta será más que obvia:

¿Quén me enseñó a ser bruto? ¿quién me enseñó? ¿QUIÉN ME ENSEÑÓ?
Si en la panza de mama no había ni escuela ni pizarrón
Y según dicen nací varón porque en el pique faltaba un peón.
¿Quién me enseñó?


5 comentarios:

MIRANDA dijo...

al igual que usted, poco hablo de politica, pero comparto tu opinion porque se debe ser muy bruto para invertir mas en la guerra que invertir para mejorar la calidad de educacion, que es la mejor opcion para salir de la ignorancia y de la pobreza en el que esta inmerso nuestro pais, si bien es cierto en la zona urbana no se ve la pobreza, pero en los lugares los mas renditos si, se ve y se vive en miseria absoluta. ahi es donde debe fijar mirada el gobierno colombiano.....

Lukas dijo...

Excelente, estimado dando un gran paso, estimulando esa parte neural de un pueblo sediento de conocimientos o por lo menos aproximarnos. Mi vida no tiene que estar saturada de política para reconocer la importancia del bienestar social de un pueblo, donde sus dirigentes buscan es el beneficio. Estructurando pasos a mejores generaciones...

El Forastero dijo...

Tienen razón, amigos. Fíjense que nosotros, que trabajamos para educar a nuestras comunidades, sentimos en nuestra carne las dificultades derivadas de estos flacos presupuestos para educación.

Kaballero Atomsk dijo...

Negocio redondo este asunto de la guerra, por lo visto sale más rentable a corto lazo para nuestros excelentísimos dirigentes repartir bala que libros, no sé como se puede hablar del desarrollo de una nación cuando dejamos relegada de esta forma la educación.

Saludos Forasteros.

El Forastero dijo...

Tienes razón, carlos

Antes, los reyes y la iglesia prohibía tener libros. Hoy es mediante de recortes presupuestales a la educación. La intención siempre ha sido concentrar el conocimiento