lunes, 13 de agosto de 2007

Forasteroquímica

Busquen al forastero. Está en algún lugar de esta foto


Recientemente pude volverme a hablar con amigos de la facultad y recordar algunas cosas de las que se vivieron, se aprendieron, se detestaron o se olvidaron. Muchas cosas cambiaron, otras siguen igual (igual de mal o igual de bien, según el caso).

Supongo que en las demás profesiones también pasa lo que en la mía: cuando te encuentras con un excompañero, en el momento de preguntar por su vida, su trabajo, familia y compañeros se introducen términos propios de la carrera. Súbitamente se olvidan los apellidos de los amigos:

- ¿Qué sabes de Adriana?
- ¿Adriana la de Catálisis heterogénea o la de termodinámica no lineal?

O se olvida que los laboratorios tienen un número para su fácil ubicación

- Mi laboratorio quedaba Frente a Enzimas, al lado del de bioquímica y el de frutas tropicales, como quien va para carbones o catálisis, pero entrando en la puerta del segundo piso.

Y otros ejemplos adicionales. Entonces el tiempo deja de medirse en años, y para ubicar un evento en el pasado es más fácil hablar de una materia, de un profesor. Para hablar hasta cuando te quedaste en un evento, dices "hasta fin de cloruros", Para hablar de una sensación de desasosiego, se habla del laboratorio de síntesis, para mencionar una euforia que no cabía en el cuerpo, se habla de los espectros que mostraron las bandas precisas, para hablar de las ganas de mandar todo al cuerno, se habla de la vez que se contaminó el medio de cultivo, para hablar de las ganas de ahorcarse de la pereza que daba algo, se hablaba de la polarografía o de las titulaciones hasta fin de turbidez, algo así.

Entonces se me ocurre que quizá pueda también usar la química para explicar en algo lo que he querido explicar al hacer este blog. Ya me he apoyado en diversas canciones, pero nunca será suficiente.

Y no se tratará de llenar esto de términos rimbombantes e inconprensibles a los ajenos a la profesión, sino todo lo contrario. Se trata de servirme de mi carrera para explicar esto de ser un forastero, algo que muchos aún no entienden



2 comentarios:

EL ALQUIMISTA dijo...

Que buen post, ya casi me graduo como alquimista y la nostalgia me esta llegando, me siento como indicador llegando al punto de equivalencia para virar de color y cambiar mi vida

El Forastero dijo...

Qué buena analogía, alquimista. Aunque no es lo mismo ser timolftaleina (que cambia de incoloro a azul, muy evidente) que ser Rojo de metilo (que cambia de amarillo a rojo, más dificil de percibir), o ser de los que solo cambia en condiciones básicas, en contraste con los que cambian cerca a la neutralidad