jueves, 22 de marzo de 2007

Prohibido Pisar el Césped


A Veces (cuando uno es forastero de los que no encaja) se puede andar por ahí sin tener mucho cuidado, y resulta diciendo, haciendo o dejando de hacer cosas aparentemente triviales, pero terriblemente preocupante para quienes nos rodean, para quienes van en nuestro bus ese trayecto. Tú tienes frente a tí un plato de sabrosa comida que te ofrecen con hospitalidad y no sabes qué hacer si antes no te lo aclaran. En algunas partes, dejar un poco de comida significa que los alimentos no estaban sabrosos; en otros, comerse absolutamente todo dejando el plato limpio puede interpretarse como que te quejas porque los alimentos escasearon. ¡Pisa con cuidado, forastero! puedes herir la suceptibilidad de alguien sin querer. Dile a una costeña que está coqueta y de dará una sonrisa, díselo a una bogotána y te dará una cachetada.

¿Y entonces? pedir que se hagan públicos letereros de "no pasar" "no tocar este tema" "no hacer esto" "no hacer aquello" puede hacernos sentir en Macondo durante la enfermedad del olvido, con un montón de letreros que quizá no signifiquen nada. Pero no saber algunas cosas nos puede hacer meter la pata


Otros dirían: A donde fueras, haz lo que veas, pero no me parece un consejo muy benéfico de seguir. Precisamente uno se larga de algún lado porque no quiere Hacer lo que ve, en muchos casos, ni siquiera quiere verlo (como aquello de la música a 130 db, en el caso mío). No existe forma de prevenirlo, forastero, Caminas sobre fuego. Cruza los dedos para que la próxima vez que resultes pisando las flores, a nadie le importe.

Quizá el forastero resulta haciendo daño pisando el césped, o al no saludar, al no meterse en lo que no le importa (A veces, aparecen lo que quisieran que el forastero se metiera), al callar, o al hablar. Quizá el forastero hace daño, pero el daño siempre ha sido sin querer.

3 comentarios:

Mariet dijo...

Ya lo dijo Aristóteles: "Es ignorancia no saber distinguir entre lo que necesita demostración y lo que no la necesita."

El Forastero dijo...

También dijo aristóteles que los planetas eran siete, los elementos de la naturaleza cuatro y que el sol giraba alrededor de la tierra

No es muy de fiar si se le toma literalmente

Mariet dijo...

¡Sal del juego, Mariet!