domingo, 21 de octubre de 2007

Triatleta, otra vez


Para algunos deportes necesitas una bola. Para triatlón necesitas las dos.
Uno de los lemas del IronMan
_______________

En 2002 me gustaba ir a los ensayos de Musitaps (uno de mis solventes no acuosos) cuando era violinista de la orquesta sinfónica juvenil. En una ocasión, el director paró el ensayo porque uno de los violinistas estaba hablando, y en el debate que se formó (el violinista lo negaba) el director ha soltado el regaño más fuerte, estructurado, contundente, cáustico, incisivo y arrogante que yo haya escuchado alguna vez. Era un regaño como para poner de ejemplo en una cátedra de regaños, uno de esos de leyenda, que trasciende generaciones y puede adquirir aspectos míticos y vinculación con eventos sobrenaturales. Entre las cosas que dijo, resalto esta: "Su trabajo no es tocar en los conciertos, su trabajo es ensayar".

Esta frase me sirvió de argumento cuando hablaba con esos obtusos personajes que dicen que los deportistas tienen el trabajo más fácil, que no es justo que Mike Tyson ganara 20 millones de dolares por pelear tres minutos o ronaldo 10 millones de Euros al año por patear un baloncito dos veces a la semana. El argumento era contundente: El trabajo de ellos no es competir, su trabajo es entrenar. Para que Mike Tyson pueda ganarse 20 millones de dólares en tres minutos tiene que entrenar 6 horas diarias durante meses, y ser muchísimo mejor que otros cientos de personas que entrenan lo mismo.

Hay deportes, como boxeo o triatlón, en los que el tiempo dedicado a entrenar es muchísimo mayor al dedicado a competir. Otros, como el tenis, tienen una proporción muy ventajosa a favor del tiempo dedicado a competir. Entonces, a uno le preguntan "¿practica algún deporte?" y qué cuernos responde uno si quiere aclarar la diferencia entre competir, entrenar y recrearse, eh?

Por mucho tiempo yo respondía que practicaba triatlón, porque lo entrenaba a lo largo del año, pero faltaba el requisito que completa el pastel, pues no había competencias por esto lugares que permitieran ratificar el entrenamiento. Pues bien, hoy el grupo Guanebucán ha logrado organizar una triatlón en Riohacha, bastante artesanal podríamos decir, pero con muchas ganas de hacerlo bien para que trascienda y se institucionalice. Eso lo vamos a lograr, esta es solo la primera de muchas más que van a venir

El logro inmediato para mí habrá sido regresar a las deliciosas competencias, que validan o echan por tierra el entrenamiento que se haga. Ahora puedo tener todos los elementos para responder con certeza cuando me pregunten qué deporte hago: Soy triatleta, entreno y compito.

2 comentarios:

Lalah dijo...

Yo ya no hago ningún deporte... de pequeña era nadadora pero cuando me pidieron para la liga nacional (según dicen mis papás) ellos se negaron.

Creo que nunca he visto una competencia de triatlón, debe ser muy emocionante... mucha suerte con lo que haya de venir. ;-)

El Forastero dijo...

Lo que ha de venir va a ser un mareo estilo Jet-Lag. Parece quelas competencias y la liga se va a institucionalizar cuando yo ya no estaré viviendo aquí.

Pero gracias por los deseos de buena suerte, Lalah, regresa cuando quieras por acá